La belleza del interés compuesto

El interés compuesto es la principal herramienta que tiene una persona asalariada para lograr un ahorro contundente con el paso de los años.

Es es una manera sencilla de avanzar en la acumulación del ahorro.

Si uno tuviera la claridad de mente a los 20 años sobre este tema, la realidad financiera sería diferente.

El interés compuesto representa la acumulación de intereses generados por un capital inicial durante un horizonte de tiempo, de forma que los intereses o ganancias que se obtienen al final de cada periodo no se retiran sino que se reinvierten o añaden al capital inicial.

Es evidente que esta forma de pensar tan a largo plazo no casa con la mentalidad de los jóvenes, acostumbrados a vivir al día. ¿Si no sé qué voy a hacer mañana cómo voy a pensar en ahorrar para cuando tenga hijos o para mi jubilación? Es curioso, sin embargo, como a los veintitantos todos los esfuerzos, preocupaciones y noches en vela se centran en estudiar una carrera con salidas, en entrar en un buen máster para conseguir unas buenas prácticas que a su vez te permitan acceder a un buen puesto en una buena empresa.

Origen: Forbes

Anuncios